MENU

Barry contra Lyndon

Dejo aquí una de mis escenas favoritas de Barry Lyndon.

Me gusta por varias razones: porque es un momento-bisagra (nada es igual antes y después de esta escena), y porque a lo largo de sus cuatro minutos y medio va apartando poco a poco varias capas de elegancia, convencionalismo, decoro, respeto, cortesía y educación hasta dejar al descubierto el puro odio no sólo entre dos hombres, sino entre dos mundos.

La escena está llena de contrastes: el engolamiento del público (la madre de Barry es la única que sonríe), la actitud de cada uno de los hijos del matrimonio Lyndon, la manera como cada uno de los dos rivales resuelve su conflicto… y no digo más que lo estropeo.

También pediros que os fijéis en la fotografía: sólo luz natural gracias a objetivos modificados, muy luminosos, y una película especialmente sensible para recrear la luz de una época en la que no había reflectores ni focos.

Enlaces

Leave a Comment!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *