MENU

Blog

Destacados

Todo lo demás

Esto es una guerra de clases. La estrategia es que no lo veamos.

Hay una alianza de las clases dominantes en la Eurozona, dirigida por la clase dominante alemana (…), que domina en la práctica a las instituciones de la Eurozona y muy en especial al Banco Central Europeo, BCE, (…) y, en menor grado, al Consejo Europeo y a la Comisión Europea. Los establishments alemanes están aliados con los establishments (clase dominante) de cada uno de los países de la Eurozona. Las políticas de desmantelamiento del Estado del Bienestar (desde el abaratamiento de los salarios al debilitamiento de la protección social) son los objetivos de la alianza de estos establishments consiguiendo así lo que siempre han deseado: el debilitamiento del mundo del trabajo a fin de aumentar las rentas del capital. Y los datos muestran que este objetivo se está consiguiendo, siendo las políticas públicas que están imponiendo altamente exitosas. Las rentas del capital como porcentaje de la renta nacional han ido aumentando a costa de que las rentas del trabajo hayan ido disminuyendo en todos los países de la Eurozona. – Dominio público » En Europa hay clases sociales que están en conflicto Visto en : No.Textual.tumblr
Read More ›

Desfigurando los rostros del consumismo

Desfigurando los rostros del consumismo >> El arte en la edad del silicio >> Blogs EL PAÍS: Visto en : No.Textual.tumblr
Read More ›

«Ah, la marca España, la puta marca España! ¡Qué hallazgo, lo de asociar un país con un producto de consumo»

0
66429
0
“Ah, la marca España, la puta marca España! ¡Qué hallazgo, lo de asociar un país con un producto de consumo! Había que venderla, pues, con las técnicas agresivas con las que se vendía un coche, una lavadora, una tendencia. El objetivo, de acuerdo con la jerga del márquetin, era convertirla en una marca “aspiracional”. Que uno deseara tener títulos de esa empresa como otros se mueren por pertenecer al Club de Campo (aunque luego no paguen).” – Empresa y país | Opinión | EL PAÍS Visto en : No.Textual.tumblr
Read More ›

Qué pueden hacer los padres contra las pruebas de diagnóstico.

  He visto esto circulando por ahí. En términos generales, lo suscribo. Cada vez son más las voces en EEUU, donde estas pruebas son habituales, que advierten de los peligros de preparar a los alumnos para obtener buenos resultados en ellas, en lugar de atender a sus necesidades, intereses y potencialidades. Personalmente, después de haber corregido el año pasado las de mi área, me parecen mal orientadas y hasta contraproducentes. Lo dejo ahí para vuestra información.
Read More ›

Las sandalias del pescador

Una de las cifras que no se suele mencionar cuando se habla de lo que la Iglesia Católica TM cuesta a la sociedad: las donaciones de particulares, no todos tan sobrados de recursos como podría parecer.
Read More ›

Ai Weiwei Style

Hay una anécdota que siempre me ha gustado sobre la relación entre la prensa y eso que llaman el mundo del arte. La contó Rafael Alberti hace años en televisión (sí, hace años sacaban en la tele a gente como Alberti). Trataba sobre una visita que hizo a Picasso y que se prolongó durante una larga tarde regada con buen vino y conversación de expatriados. En un momento dado, uno de los dos mira por la ventana y advierte que hay algunos periodistas apostados a la entrada de la casa. Al parecer se había propagado la noticia del encuentro de estos dos artistas, en aquel momento en la cumbre de su fama, y esperaban para entrevistar al visitante cuando saliera. Alberti cuenta que llegaron a discutir sobre qué sería conveniente decirles. Le daba vergüenza defraudar las expectativas de la prensa reconociendo que habían pasado la tarde cantando fandangos. Esto viene al hilo del siguiente vídeo del famosísimo artista chino Ai Weiwei. ¿Qué lectura habría tenido un vídeo de Alberti y Picasso cantando coplas? ¿Habría significado lo mismo? La diferencia entre lo trivial y lo trascendente es muy difusa. Y es justo en esa frontera donde ocurre el arte hoy día. […]
Read More ›

Monte de La Peña

Read More ›

Cuentos de amor de locura y de muerte, de Horacio Quiroga

Cuentos de amor de locura y de muerte by Horacio Quiroga Le doy: 4 of 5 puntos Después de mi breve paseo por las novelas de Nothomb me apetecía leer a alguien que escribiera bien de verdad: un poco de literatura de esa que se abre, se despliega y se expande lenta como un gas, no de la que estalla como el maíz en el microondas. En mi lista de recomendaciones de GoodReads estaba este libro de Horacio Quiroga, a quien no tenía el gusto de conocer. Y me ha encantado. Encontrar una pieza de rompecabezas que encaje tan bien entre Poe y Borges… eso es un descubrimiento para una temporada, sí señor. View all my reviews
Read More ›

Libertad de expresión

El pasado 14 de enero el Ministro de Educación, Cultura y Deporte, D. José Ignacio Wert Ortega tenía programada una conferencia en Sevilla. El título y contenido de la misma han dejado de tener la menor importancia . Ese mismo día, en el mismo sitio y a la misma hora, una parte de sus administrados acudió con la doble intención de hacer visible su rechazo a la gestión de Wert y de no dejarle hablar. De inmediato se invocó la libertad de expresión (la del ministro) y se tachó a los manifestantes de ignorantes y de fascistas. Lógicamente, si a uno lo pillan desprevenido, lo normal es que se posicione en favor de la libertad de expresión y en contra de un puñado de ignorantes fascistas. Lo que pasa es que si de alguna manera no nos va a pillar este ministro es, precisamente, desprevenidos. El caso es que este gobierno se aplica con tanto entusiasmo a la construcción de una neolengua, según el precepto orwelliano, que lo normal es mirar el cielo y consultar un barómetro y Windgurú si nos dice que llueve. Hemos aprendido que garantizar los servicios sociales significa recortarlos, que externalizar la gestión es sinónimo de […]
Read More ›

Higiene del asesino – Amélie Nothomb

Notomb se me venía cruzando desde hace tiempo en los estantes de las librerías y las páginas sueltas que había leído me habían llamado la atención. Al final me he decidido a empezar por el principio y le he hincado el diente a su primera novela. A las pocas páginas fui a consultar qué edad tenía cuando la publicó: 25. La justa para explicar momentos muy sólidos y deslumbrantes con otros bastante más endebles. Aún así, le hubiese dado tres estrellas a no ser por el final. ¿Me he quedado corto? Voy a leerle otro a ver qué tal.
Read More ›